Transformación tecnológica en el sector minero energético: una oportunidad para crecer

Durante la última década, la explosión de las nuevas dinámicas tecnológicas ha reconfigurado el mercado del sector minero energético. Con mayor frecuencia, se evidencia el crecimiento de la digitalización de ticar_aperturalos datos asociados a la industria. Sin embargo, este torrente de datos, puede abrumar a las empresas si estas no están preparadas para la transformación digital.

En cualquier operación moderna de petróleo y gas, existen grandes cambios que se deben considerar a la hora de brindar el mejor enfoque para la revolución que estamos viviendo. En primer lugar, el aumento significativo y universal de los datos generados por los activos. En segundo lugar, en lo que respecta al desarrollo de las tecnologías emergentes, tales como el Internet de las cosas. Finalmente, pero no menos importante, el almacenamiento de dichos datos, pues estos últimos son una fuente muy apetecida que permite no sólo hacer proyecciones, sino que también ayudan a construir indicadores y a entender el mercado de una manera más precisa.

La administración correcta de datos, ofrece innumerables oportunidades para la optimización de procesos y mitigación de riesgos, así como el monitoreo de la información recopilada en tiempo real para la toma de decisiones. De la misma manera, ayuda a identificar nuevas oportunidades de negocio o asociaciones ventajosas para el crecimiento de las empresas.

Otro ejemplo de las ventajas de las herramientas tecnológicas tiene que ver con las respuestas efectivas y casi inmediatas de los problemas que se pueden presentar en una operación, pues al tener los equipos fuentes de información en tiempo real, la solución se puede identificar más fácilmente. De la misma manera, se pueden evitar imprevistos o inspecciones innecesarias, las cuales hacen más costosa y lenta la intervención.

La tecnología entonces se debe volver el núcleo estructural de las compañías, pues si esta máxima no se convierte en una prioridad, se quedarán rezagadas e impedidas para impulsar nuevos proyectos de emprendimiento e innovación. En ese orden de ideas, resulta fundamental y casi obligatorio que las empresas minero energéticas, destinen recursos al mejoramiento continuo de las tecnologías y a la capacitación del personal en las mismas, pues son estas las que contribuirán a un cambio efectivo, sostenible y positivo en el futuro de la industria.